miércoles, 22 de octubre de 2014

Jacob Riis - Biografìa

Nacimiento, procedencia y sus primeros años en Dinamarca






Jacob August Riis nació el 3 de Mayo de 1849 en Ribe, Dinamarca. Fue el tercero de 15 hijos de Niels Riis (maestro de escuela y editor del periódico de Ribe) y Carolina Riis. Desde temprana edad leyó autores como Charles Dickens y James Fenimore Cooper. A los 11 años de edad su hermano menor se ahogó; la imagen de la tragedia y, después, la de su madre contemplando el puesto vacío del hijo ausente en el comedor, lo perseguiría el resto de su vida.
 A pesar de que su padre promovió en él la carrera literaria, a los 16 años se empleó como aprendiz de maestro constructor. En esos tiempos se enamora de Elisabeth Gortz, quien pertenecía a una familia adinerada. Luego de intentar fervientemente obtener su mano, y ser rechazado por su falta de patrimonio, Jacob a los 21 años, decide emigrar a EE.UU. con el objetivo de obtener el capital necesario para casarse con Elizabeth.




Sus comienzos en Nueva York

Los primeros años de estadía en Nueva York enfrentaron a Riis a innumerables condiciones de precariedad. En 1870 América transitaba una tremenda época de depresión, con miles de personas sin trabajo y sin hogar. En sus primeros años en esta ciudad, Jacob padeció la pobreza y experimentó situaciones que luego reflejaría a través de sus fotografías y su literatura. Estas terribles condiciones de vida influyeron fuertemente en la formación de su carácter y de sus ideales políticos y morales.
  En 1873, luego de sobrevivir con trabajos ocasionales de todo tipo (trabajó de carpintero, vendedor, incluso de minero), retoma las recomendaciones de su padre y consigue un puesto de reportero en el South Brooklyn News, con un salario de 10 dólares a la semana. Para fines de 1875 Riis había ahorrado suficiente dinero para proponer nuevamente matrimonio a Elizabeth quien, a pesar de haber estado comprometida, finalmente aceptó. Luego de la boda en Dinamarca, Jacob y Elizabeth establecen su residencia en Brooklyn a mediados de 1876, al año siguiente nace el primero de sus seis hijos.



  Tras este regreso a Estados Unidos, Riis decide no continuar con su reciente carrera de reportero,  compra un proyector estereoscópico (conocido también como la “linterna Mágica” y se dedica a la publicidad de eventos y emprendimientos locales. La habilidad desarrollada en la técnica de proyección estereoscópica contribuyó años mas tarde en la espectacular manera de construir sus imágenes.









Su regreso a la actividad periodística y sus comienzos en la fotografía

En 1877, luego de un episodio de conflicto en una huelga, el material de trabajo de Riis resulta dañado. Tras esto, retoma su carrera cuando el New York Tribune, lo contrata como reportero policial. Como los delitos más llamativos ocurrían de noche, debía recorrer las calles hasta altas horas de la madrugada. En esta nueva estadía en el infierno, ya no como actor sino ahora como testigo, Riis establece su nueva misión: mostrar, revelar este mundo de miseria a las clases acomodadas de Nueva York.
  Riis no era fotógrafo, pero entendió rápidamente la importancia de documentar gráficamente las inconfesables condiciones de vida en los callejones y barriadas de Nueva York. Intuía, correctamente, que la fotografía podía ser un arma extraordinariamente poderosa. Inicialmente utilizó la ayuda de otros pero acabó aprendiendo a crear sus propias fotografías.
Las fotografías de Riis proporcionan una visión muy dura de la vida en los guetos. Familias demacradas que miran a la cámara con los ojos vacíos. Niños andrajosos durmiendo entre las basuras acumuladas junto a las casas. Un inmigrante sentado sobre su lecho de paja. Un nuevo ciudadano americano preparándose para el Sabbath en una carbonera.



    Jacob Riis In Poverty Gap West 28 Street an English Coal Heaver's Home c1880-90s

                                     

    

    


  En 1887  Riis leyó sobre la invención del Blitzlichtpulver para iluminar una escena por medio de polvo de magnesio. De inmediato entendió las posibilidades que le abría esta nueva tecnología para sus fotografías, una parte fundamental en la vida de los inmigrantes era la vida nocturna y el apiñamiento en las insalubres casas para pobres administradas por la policía. Se convirtió en uno de los primeros en utilizar el flash, sin embargo, la implementación práctica de esta rudimentaria tecnología dista mucho de la perfección. Sería erróneo comparar éste dispositivo con un moderno flash, el aparato constaba de una sartén para freír con pólvora de magnesio en su interior, la que era activada con un chispero manual y coordinada con la cámara a pulso. La explosión generaba una densa nube de humo, lo cual en espacios serrados debía haber sido bastante molesto. Otras consecuencias menos frecuentes, pero bastante mas peligrosas fueron dos principios de incendio en los lugares retratados (en una sus ropas comenzaron a prenderse fuego y en otra quedó casi ciego).
  A pesar de las dificultades, en 1888, Jacob Riis muestra por primera vez sus fotografías en la Society of Amateur Photographer of New York, donde sus entonces colaboradores Henry Piffard y Richard Laurence eran miembros activos. Haciendo uso de su manejo del proyector estereoscópico para explotar el potencial narrativo de las imágenes combinadas con el discurso, Riis marca un precedente de grandes proporciones. Un artículo del 12 de febrero de 1888 destaca la innovación que representaba su práctica fotográfica y expresa el impacto que generaron dichas presentaciones:

“Una misteriosa parte de la ciudad ha sido sorprendida. Policías somnolientos en las calles (…) vagabundos y borrachos en sus mal llamados hospedajes, y la variedad mas salvaje y fascinante de personajes que habitan la noche de Nueva York han sido a la vez asustados y maravillados por éste fenómeno. Lo que estos desprevenidos vieron fue tres o cuatro figuras en la oscuridad, un trípode fantasmal, algunos extraños y misteriosos movimientos, un flash que enceguece y, a continuación, los ligeros pasos de la retirada de los misteriosos visitantes, que han partido antes de que los sorprendidos pudieran organizar sus pensamientos para intentar saber qué es lo que pasó (…) El misterioso grupo está compuesto por miembros de la Sociedad de Fotógrafos Amateur de Nueva York, experimentando con la toma de imágenes instantáneas con una luz artificial de flash, y su guía y conductor, un enérgico caballero que combina en su persona (…) a dos dignatarios un diácono de Iglesia de Long Island y un reportero de policía en Nueva York” (The sun., February 12, 1888)



              
                Richard Hoe Laurence

     
    Henry Granger Piffard



The sun., February 12, 1888








Repercusión en el público de su época

Para 1890 el periodista había realizado numerosas presentaciones públicas donde se proyectaban sus fotografías. Poco a poco fue puliendo su discurso y cuando publicó su primer libro How the Other Half Lives el éxito fue inmediato.
Lo que no tenían de exitosas sus imágenes en el ámbito del formalismo fotográfico lo tuvieron en el impacto emocional y social.
  La obra entera de este fotógrafo estaba lejos de constituir un mero trabajo de evidencia científica. Era claramente una herramienta de apasionada propaganda y logró su cometido. Riis tocó profundamente la sensibilidad del Comisionado de Policía de la ciudad de Nueva York, quien acompañó al periodista en escapadas nocturnas. Gracias al trabajo de Riis cuando el comisionado policial fué electo Gobernador mandó derribar varios “cuchitriles”, rehabilitar viviendas insalubres, cerrar talleres clandestinos y los asilos dirigidos por la policía, y crear un parque.”
  Este gobernador y excomisionados policial se llamaba Theodore Roosevelt y se convertiría en el 26º presidente de los Estados Unidos.
  Aunque Jacob A. Riis solamente dedicó cinco de sus 35 años de vida periodística a la fotografía, logró escribir una de las páginas fundamentales en la historia del documentalismo social y contribuyó de manera efectiva a mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables no solamente en Nueva York sino en toda la Unión Americana.
  Los efectos de sus obras le valieron el apodo de “El emancipador de los Barrios Bajos”.


































Principales Obras

 Al éxito inicial de su primer libro How the Other Half Lives, se agregaron otras 13 obras:




       How the Other Half Lives(1890)
     
The Children of the Poor (1892)

Nibsy's Christmas (1893)

 
Out of Mulberry Street: Stories of Tenement Life in New York City (1896)

A Ten Years' War (1900)

The Battle With The Slum (1901)

The Making of an American (1902)

  
Children of the Tenement (1903)

  
The Peril and the Preservation of the Home (1903)

    Is There a Santa    Claus? (1904)

 Theodore Roosevelt, the Citizen (1904)

The Old Town (1909)

Hero Tales of the Far North (1910)

Neighbors: Life Stories of the Other Half (1914)






Bibliografia:

-           


No hay comentarios:

Publicar un comentario