miércoles, 15 de octubre de 2014

BIOGRAFÍA BARBARA KRUGER

<< Hacer arte es objetar tu experiencia del mundo,
transformar el flujo de momentos
en algo visual, textual o musical.
 El arte crea una especie de comentario >>
Barbara Kruger
INTRODUCCIÓN

Artista conceptual y diseñadora estadounidense. Llevó una brillante carrera como diseñadora de revistas y libros en New York, antes de que a mediados de los años setenta decidiera dedicarse al arte. Kruger halla su razón artística en la consciencia crítica de denuncia sociocultural. Su trabajo parte de los estereotipos, que se encuentran dentro de los procesos sociales de integración o exclusión, así como en los de dominación o autoridad. Sus obras son fotografías ampliadas, recortadas y combinadas, acompañadas por textos que retoman lugares comunes del lenguaje.

NACIMIENTO Y FORMACIÓN ACADÉMICA
Barbara Kruger, Fotógrafa, artista plástica, profesora y crítica de arte estadounidense nacida en Newark (Nueva Jersey) en 1945.  En su obra, generalmente instalaciones de grandes dimensiones, la artista conjuga un rico abanico de elementos compositivos (desde la fotografía a la tipografía) con el que crea ambientes en los que cuestiona el papel del individuo en la sociedad posindustrial.
Realizó sus estudios primarios y secundarios en su Newark natal para trasladarse posteriormente, en 1964, a la Universidad de Syracusa. Pero, sin dinero suficiente para terminar sus estudios, y con la prematura muerte de su padre acaecida,  el año siguiente tuvo que dejar sus estudios y regresar a su lugar de origen.
En 1965 se matriculó en la Escuela de Diseño Parson. Abandona la Parsons School para trabajar como diseñadora en el Mademoiselle Magazine, de la que llegó a ser jefa de diseño. También trabajo como diseñadora gráfica y directora artística en la publicación Vogue. A la vez que trabajaba en el magazine (lo que la puso en contacto con la fotografía de moda, la maquetación, la tipografía y el diseño gráfico), comenzó su carrera como artista.
En 1970 se trasladó a Nueva York. Durante 1974 y 1979 fue profesora en distintas universidades y escuelas de arte de todo el país; en 1976 impartió clases de fotografía y diseño gráfico en la Universidad de California.
Cuadro de texto:  
“No necesitamos otro héroe museógrafo”

Desde entonces comienza a producir las obras que le han dado su fama: fotografías en blanco y negro o fotomontajes con textos escritos en sus colores característicos negro, blanco y rojo, que ponen en entredicho diferentes estereotipos sociales, en particular sobre las mujeres.
Cuadro de texto:  
1977- Libro “Picture/readings”
Todavía en 1977, no encontraba su propio estilo, sin embargo publicó Picture/Readings,  un libro en el que incluyó fotografías confrontadas por pequeños párrafos. Para finales de 1979 y principios de 1980, divulgó las primeras obras en las que se apropiaba de imágenes comerciales en blanco y negro con frases o palabras en blanco sobre un fondo de banda roja, diseño por el que sería reconocida internacionalmente, su impactante estilo fue una descarga fulminante. “Pictures and Promises. A Display of Advertising, Slogans, and Interventions” fue una exposición para el Kitchen Center for Video and Music, que se incluyó en “Public Address” en la Galería Annina Nosei.
Cuadro de texto:  
En 1982 sus frases aparecieron en el Times Square mediante una pantalla electrónica
Por ello, hasta el año 1980 residió y trabajo en Berkeley. En 1979 celebró otra importante exposición en la costa este de los Estados Unidos; sus primeras obras de tipo collage.
A principios de los años ochenta la obra de Kruger adquirió una nueva dimensión al renunciar a los espacios expositivos, al uso y utilizar la calle como soporte de su obra. En 1983 su eslogan "Yo no intento venderle nada" inundó Times Square implicando en la inquietante propuesta al ciudadano de la calle que no participa de la oferta cultural, revelando una actitud política en su propuesta artística. También en 1989 participó en el cartel que se utilizó en la manifestación celebrada en la capital norteamericana cuyo manifiesto era Your´re Body is a Battlenground ("Tu cuerpo es un campo de batalla"). En la década de los noventa, la obra de Kruger ha seguido experimentando con ese traslado del objeto artístico del ámbito museístico al estrictamente urbano.
CONTEXTO HISTÓRICO
Mientras que un gran número de artistas de los años ochenta compartían un profundo sentimiento de decepción ante las constantes diferencias entre sexos y la carencia de una emancipación verdadera de la mujer en el arte, así como en otros aspectos de la vida; una generación de mujeres más jóvenes aprovecharon los logros que el feminismo había alcanzado y eligieron una orientación artística más jovial para explorar aspectos como el sexo y la identidad femenina. Bárbara Kruger, por su parte, se enfrentaba con sus imágenes mordaces y provocadoras a un espectador masculino con el único propósito de convertirse en la propia conciencia de la sociedad. De esta manera, este período histórico marcado por la aparición de la escuela de política de Frankfurt, el post estructuralismo semiótico y los primeros logros socialmente visibles del feminismo, como el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y sus funciones reproductoras, definió el panorama cultural de su generación. Estas características todavía enmarcan gran parte de la literatura crítica presente en la obra de Kruger.
INFLUENCIAS ARTÍSTICAS
Durante su cursada en la Escuela Parson, recibió clases de la fotógrafa Diane Arbus y el diseñador grafico Marvin Israel. Los cuales, influenciaron en gran manera sus posteriores obras. Ellos fueron los responsables de que Barbara se interese por la interacción de la fotografía y el diseño gráfico.
Kruger, durante su empleo como diseñadora en el Mademoiselle Magazine se vinculó en gran manera con la foto de moda, la maquetación, la tipografía y el diseño gráfico. Fue en ese  momento en que comenzó su carrera como artista.
Lo cierto es que existe una más que evidente interrelación entre ambas facetas de su creación, la realizada para un medio de comunicación de masas y la creada para ser exhibida en espacios expositivos. De hecho, toda la obra de esta artista gira en torno a las influencias de los mensajes emitidos por diversos medios que oprimen al individuo y lo reducen a la figura de un simple consumidor.
Se sintió impresionada por la obra de la escultora Magdalena Abakanowicz (una destacada artista polaca) y comenzó a escribir textos poéticos que luego se leían en las sesiones organizadas por el Artist Space de Nueva York (conocido familiarmente por los artistas como "The kitchen").
En la década de los setenta, la relación entre el mundo del diseño y del arte era muy estrecha y fue inevitable que los publicistas bebieran de los trabajos de los artistas plásticos y viceversa. Los aires reivindicativos que circulan por los ambientes newyorkinos fueron decisivos en el transvase de simbología de la obra de Kruger: los iconos publicitarios devienen emblemas artísticos que critican la sociedad de consumo, el estilo de vida americano, o las relaciones de género.
La obra de Kruger, desde su madurez, es interdisciplinar y comprende tanto la escritura y la imagen, como el diseño y la edición. Sobre ella tuvo mucha influencia el trabajo periodístico de Alexander Wolcatt, por su crítica focalizada en películas, televisión, música y cultura pop. Barbara Kruger en su obra propone preguntas sobre algunos temas de nuestro entorno socio-cultural como los estereotipos, algunas situaciones que se crean en la sociedad, realidades políticas, y cuestiona el poder, la sexualidad y la representación.
PRINCIPALES OBRAS
§  Características
Cuadro de texto:  
“not” Kruger Bárbara
Las imágenes de Kruger parecen familiares, reconocemos en ellas códigos de representación de la publicidad o de las portadas de revistas. Sin embargo, tras la lectura del texto se vuelven inquietantes, ambiguas y sórdidas, una sacudida que nos deja lejos de la complaciente publicidad que tranquiliza nuestra conciencia.
Kruger analiza dentro de sus obras la manera en la que los medios de comunicación producen y hacen visible la violencia, el poder y la sexualidad en nuestra sociedad. Sus códigos visuales, compuestos por la superposición de imágenes con cierto tono publicitario y un texto que evoca una voz crítica, se centran en las estructuras ideológicas de los sistemas de control, la medicina, las representaciones del cuerpo, la identidad sexual, las emociones, el trabajo, el poder y el abuso de poder.
La artista parte de la base de que nuestra visión de la realidad, las ideas de normalidad, los roles fijos de cada sexo y la aceptación de la violencia diaria son constantemente recreados y están influenciados por las imágenes y el lenguaje. De esta manera, identificamos el impacto de sus trabajos a una derivación de la tensión que se produce entre las asociaciones y los contextos que evocan las imágenes, los que normalmente muestran asombrosas afinidades o tremendos antagonismos. Bárbara Kruger se identifica a sí misma como “hija” de los medios de comunicación:  “…crecí con la televisión, las películas, los magacines y por esa razón mi trabajo emerge en parte en medio de esa multitud de imágenes y palabras.”
Su apelativa cualidad de combinación y su repertorio de texto e imagen, hacen de Bárbara Kruger una artista política. Pero política no en el sentido de esperar convertirnos en su propio punto de vista, sino apostando por transmitir una imagen de nuestra realidad social y deconstruir los mecanismos de poder y dependencia sobre los que estamos construidos.
§  Obras Destacadas
 “Your body is a battleground” (Tu cuerpo es un campo de batalla) 1989
En su montaje, Sin título (Tu cuerpo es un campo de batalla) de 1989, Kruger trata de proteger los derechos de la mujer a través de una imagen que también plantea cuestiones relacionadas con el poder, el patriarcado, los estereotipos, y el consumo. Esta obra que se muestra en su libro, Amor en venta (Love in sale), muestra una fotografía en blanco y negro que retrata el rostro de una mujer que mira directamente al espectador. La imagen está modificada a partir de una división simétrica de la cara a lo largo del eje vertical .Aquí la autora introduce un juego de espacios positivos y negativos entre las dos mitades de la imagen, resaltando la ideas de
“…positivo y negativo, blanco versus negro, el bien y el mal…”
El diseño de la obra fue ejecutado para apoyar los derechos de las mujeres en reacción a las campañas contra el aborto, apostando por los derechos de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y sus funciones reproductoras.



“We are not what we seem” (No somos lo que parecemos)
La sección izquierda de esta obra se asemeja a un retrato de una modelo de glamour de los años 50. Al mirar a la derecha, quedamos perturbados por la imagen de contraste de la misma mujer poniéndose una lente de contacto gigante en su ojo. Las palabras colocadas a intervalos cerca del centro de la composición inicial, distraen nuestra atención de esta imagen inquietante. La marcada yuxtaposición de palabras y la imagen, se asemeja al diseño comercial, reflejando el pasado Kruger como directora de arte en una revista femenina. Estas superposiciones atacan la opresión, la hipocresía y la estructura de poder por el cual los hombres creen asumir el control.

“Be”
Una de las características peculiares de Bárbara será utilizar las palabras y el texto para exponer el control político e ideológico. En esta pequeña palabra se encuentran escondidas todas las facetas del “Ser” y lo que como mujeres, debemos ser. “Ser” sumisa, ser buena, ser inmóvil, ser sin rostro, ser sin personalidad, ser callada, ser sin identidad, ser sin piernas para no avanzar. Sabemos que nos han impuesto esa forma de no ser, pero sin imagen de nosotras mismas, sin mente para pensar, no contamos con la capacidad de razonamiento para darnos cuenta de esa imposición. Kruger confirma ese ser separado de su ser – que somos las mujeres, aceptando sin poder decir nada – por el uso de las distintas tonalidades en que divide la imagen. John Berger comenta que la presencia social de la mujer se manifiesta por medio de sus gestos, de su voz, de sus opiniones, de sus expresiones, de su ropa, y todo ello expresa la percepción que tiene de sí misma, pero no sólo eso, su ser se ve dividido desde pequeña porque ha sido educada para observar su propio comportamiento, por lo que, ambos roles, la supervisora y la supervisada constituyen su identidad como mujer.
“We construct”
El cabello largo oculta la cara de esta fotografía. Se acentúa la división visual por la posición de las líneas y la segmentación de la frase. La parte superior corta la cabeza, la parte de en medio cubre la boca y la frase final está colocada en la parte inferior de la imagen. Estos tres elementos forman el gancho que atrapa el ojo del espectador. Las obras de Kruger generalmente llaman la atención por el desequilibro de las relaciones de poder, especialmente entre hombres y mujeres. Aquí la identidad individual está oculta a la vista, la persona puede ser cualquiera de nosotros, quizás la frase venga de alguien más que no es la figura mostrada. Además “we” indica un punto de vista muy particular, que no puede ser “them” . Estas ambigüedades encubren información importante y por tanto, el espectador se genera una serie de preguntas: ¿A quiénes se refiere con “we”?  ¿Qué es el “chorus of missing persons”? ¿Qué conclusiones se obtienen de esta persona? ¿De qué manera contribuye la posición del texto al significado de la obra? Si parece un anuncio publicitario,        ¿cómo afecta la elección de la forma y el color al significado de la obra? ¿Cuál es el mensaje que se quiere mandar?.
"You are not yourself"
Esta imagen sacada del cine construye la obra "You are not yourself" , la fotografía de un espejo roto junto con este brutal texto, nos exhibe la falta de unidad de nuestra identidad femenina confirmándonos que estamos fragmentadas y nos recrimina directamente por medio del pronombre you. “Tú no eres tú misma”, porque te has perdido en el camino. Has intentado ser quién no eres para satisfacer a alguien y convencerlo de tu valor externo basándote en la apariencia y en los cánones de belleza que te ha impuesto, como la búsqueda de aquellos objetos que puedan integrar tu imagen de “completud”, como la define la cultura patriarcal. Por eso estás rota, destrozada, incompleta, vacía, eres solamente una imagen. Según algunos autores, Kruger refleja las teorías de Baudrillard porque revela que los ideales sociales que obtenemos sobre la belleza, la auto-identidad y la conciencia son puros simulacros. Los signos a los que nos aferramos son irreales. "You are not yourself"  es un buen ejemplo de su diálogo con las ideas de Baudrillard, esta imagen sugiere la distancia entre el simulacro y la realidad. Le dice a la espectadora: “Tú no eres tú misma porque lo que la sociedad quiere que seas es imposible. El concepto de auto-identidad en nuestra cultura se ha vuelto un simulacro y por tanto es irrelevante a la vida real.
“Your every wish is our command” 1981
La sensación de ternura que causa el contacto entre la mano del bebé y la de su madre, contrasta con la expresión: “tus deseos son órdenes para nosotras”. Siguiendo el patrón cultural de la buena y abnegada madre, que sólo existe para cuidar a sus hijos, hemos admitido que el instinto maternal es natural en nosotras, damos por hecho que nacimos para ser madres y fuimos educadas para continuar con nuestra función “natural”, aceptamos que nuestra obligación es con nuestros hijos y con la familia, a ello debemos consagrarnos, prometemos que por ellos cederemos todos nuestros derechos, sueños y deseos. Así lo seguiremos haciendo, aún sabiendo que todo ha sido un gran invento. Y aquellas mujeres que no cumplan con este mandato, serán rechazadas y discriminadas, sacrificadas de por vida por no servir y por ser “malas para tener hijos”, haciéndolas sentir culpables y cargar un terible peso emocional.
“Don´t die for Love”
No mueras por amor, Alto a la violencia doméstica.Cada doce segundos, una mujer es golpeada en los Estados Unidos. 52% de las mujeres asesinadas, fueron muertas por sus parejas.
Su tarea además de ser ore so, también ha sido de preocupación por la realidad que viven tantas mujeres y a través de estos comerciales ore s ayudarlas.


§  Metodología de trabajo y técnica empleada
Una vez que ha elegido una frase y una imagen, Kruger fotocopia las fotografías, manipulando el tamaño, el marco y el contraste y re-fotografía las imágenes. Durante este proceso acomoda las frases con las imágenes. Después las envía a un ore s fotográfico que agranda sus diseños al tamaño escogido y las imprime en blanco y negro o en color. Finalmente, las obras se colocan en marcos de esmalte rojo.
La propia autora explica:
“La brevedad del texto es una forma de eliminar lo superfluo. Sólo quiero dirigirme a la gente de una manera muy directa. Es ore so que siempre uso pronombres, porque abren camino de la misma manera. La apelación directa ha sido una táctica consistente en mi obra, independientemente del medio en el que trabaje. Intento manejar las complejidades del poder y de la vida social, pero en lo que se refiere a la representación visual, deliberadamente evito un alto nivel de dificultad. Quiero que la gente se sienta atraída al espacio de la obra. Y mucha gente se asemeja a mí en el sentido de que tiene lapsos relativamente cortos de atención. Por lo tanto, apunto a la ventana de la oportunidad”.

The Warhol: resources & lessons, “Artistas Pasado & Presente: Barbara Kruger”, The Andy Warhol Museum, amuseum of Carnegie Institute.
La obra de Kruger esta llevada a cabo, básicamente, gracias a la técnica del fotomontaje. Una técnica que implica tres acciones fundamentales e íntimamente relacionadas:
1. Transgresión y manipulación del documento fotográfico;
2. Composición, creación de una sintaxis y relación sintagmática en el espacio de la representación (o plano de la expresión), de diversas variables concebidas como unidades de montaje que pueden ser elementos icónicos, elementos textuales, sistemas de signos y elementos gráficos;
3. Resignificación de los elementos que lo componen en función de una idea, es decir, los elementos pierden la dispersión de su origen constituyéndose en una nueva unidad discursiva significante.



§  Breve historia de la técnica utilizada
El fotomontaje (también montaje fotográfico o simplemente montaje) es un procedimiento o método y también una técnica de fotografía. El término se aplica al proceso y al resultado de crear una ilustración compuesta de otras, una especie de collage. Esta composición puede realizarse mediante recortes de otras ilustraciones juntando un cierto número de ellas. En algunas ocasiones el compuesto de ilustraciones es fotografiado hasta que la imagen final es una simple fotografía. El fotógrafo inglés Henry Peach Robinson (18301901) es considerado el primero en haber realizado la técnica del fotomontaje, poco después de haber comenzado su carrera, en 1857.
REPERCUSION EN EL PÚBLICO DE SU ÉPOCA
Kruger habla a su audiencia directamente a través del uso de pronombres personales (yo, tú, nosotros) de este modo nos hace partícipes de las afirmaciones que lanza. Esos discursos tan directos a la moral nos fuerzan a comprometernos, de alguna manera, con el trabajo personalmente. Sus mensajes directos y rudos unidos al talento altamente sofisticado del tratamiento del espacio-tiempo, complementado con el hecho de que somos directamente captados, instantánea e inescapablemente nos atrapan con un sobresalto tanto emocional como psicológico .Lo más importante dentro de la obra de Kruger radica en cómo llevar el mensaje al público:“
…a través de lo visual, de sonidos, de imágenes y videos…no hay una receta, solo prueba y observa si funciona.”

Cuadro de texto:  
BarbaraKruger-Untitled-Money-Can-Buy-You-Love-1985
MOVIMIENTO AL QUE PERTENECIÓ                                 
Barbara Kurger perteneció a la fotografía artística contemporánea. Una foto contemporánea no siempre es “químicamente pura”. Precisamente una de las grandes riquezas en las fotografías de los últimos 40 años es la hibridación y la porosidad del medio fotográfico.
En la fotografía contemporánea se busca el juego de yuxtaposiciones, contradicciones aparentes, descubrimientos y encubrimientos para cuestionar qué es arte, cuál es el papel de la fotografía y cómo crear nuevas propuestas a categorías clásicas como la fotografía de calle, el retrato o el documento o incluir aspectos íntimos que antes no se compartían de ninguna manera. Además dentro del movimiento se hacen cuestionamientos sobre la identidad, la raza o el género y se apela a la imagen como un signo que requiere de un contexto cultural para ser interpretado.  

FOTÓGRAFOS Y ARTISTAS INFLUENCIADOS POR SU OBRA
Son muchos los que han escrito sobre esta artista, críticos e historiadores de arte, pero al día de hoy a pesar del auge de la información que nos proporcionan las tecnologías, no se le conocen posibles artistas que hayan sido influencias por sus temáticas y creatividad.
Dado que la artista surgió en una etapa contemporánea y actualmente se encuentra en plena actividad laboral, continuando su desarrollo artístico, deja abierta la posibilidad de que en el futuro otros artistas puedan vincularse con su obra y tomarla como una referente.

Cuadro de texto:  
FALLECIMIENTO
La artista vive y trabaja en la actualidad entre Nueva York y Los Ángeles (EE.UU).



ESTADO ACTUAL DE SU OBRA
Sus últimas obras incluyen instalaciones video y audio, películas y proyecciones, y todas, a pesar de la variedad de los medio utilizados, cuestionan los mismos temas, desde lo político a lo social, de lo económico a lo artístico, del género al signo.
En 2005 gana el Golden Lion por su obra “Lifetime Achievement” en la Bienal de Venecia.
En 2007 participa a la South Korea’s Incheon Women Artist’s Biennale de Seoul.
Actualmente, es profesora en la University of California de Los Ángeles.
CONCLUSIÒN
La clave para entender a Bárbara Kruger, es entender la posición del signo en la sociedad contemporánea. Teniendo en cuenta que se ha formado en el país cuna del consumismo del capitalismo avanzado y a pesar de que sus influencias clave han sido las películas comerciales, la publicidad, la televisión y las situaciones estereotípicas de todos los días, ha sabido analizar y depurar todos estos elementos para transmitir en su arte el rechazo a la conformidad e interferir con los estigmas culturales y los estereotipos a los que nos enfrentamos todos los días.
En toda su obra, enfatiza el poder ejercido a través de los medios de comunicación y de la publicidad en la formación de la identidad del individuo. Aún cuando son eficaces herramientas de comunicación no son ugares confiables para obtener información. Antes de realizar la composición de un anuncio: tipo de letra, tamaño, colores y modelos, los publicistas toman en consideración el segmento de mercado al cual se dirigen.
 Kruger es muy aguda al dirigirse a su audiencia. Examina la poética y la política de la creación, la distribución y el consumo de imágenes y se da cuenta que cada espectador puede interpretar el arte desde distintos niveles de significado, según su tipo de identidad, su sentido de la diferencia y las conexiones que cada obra le provoca. Bárbara reformula y reconstruye los signos al hacernos descubrir el engaño de los mismos sin provocar en nosotros una necesidad que llenar – a diferencia de la publicidad.
Es considerada una virtuosa del montaje y por medio del poder de la iconografía cultural, la dislocación de ideas y las imágenes comerciales hace visible la lucha entre el signo y el significado, el hiper – consumismo de finales de Siglo XX, la naturaleza de la cultura contemporánea, la ruptura de las estructuras meta narrativas, la transformación del signo en un producto de consumo, la simulación y el simulacro de la realidad e involucra a sus observadores en el flujo soberano del poder trasladándoles todo este conocimiento en sus obras de arte.
Sus obras deterioran el poder de la imagen y desarman el simulacro del poder mal dirigido, cargado con la energía de los constructos hiperreales. Con sus pronombres promueve la dislocación del efecto de la imagen y le muestra al espectador su alineación, porque aunque el poder sea difuso y anónimo no es difícil darse cuenta quien tiene el poder. Enardece en el observador su deseo de cambiar los roles, siendo indefinido y permitiendo la redistribución del poder.

“Los artistas a través de la historia han
interpretado el mundo, el punto, sin embargo,
es cambiarlo”
 BIBLIOGRAFÍA

§   Bárbara Kruger. Desire exists where pleasure is absent / Veit Görner ed. – Bielefeld : Kerber Verlag, 2006. – ISBN 3-938025-95-6

§   Nauman Kruger jaar / – Zurich : Daros, 2001. – ISBN 3-908247-60-8.


§  las mitologías de Roland Barthes y Barbara Kruger FABIÁN GIMÉNEZ • DOCTOR EN FILOSOFÍA Investigador del Cenidiap
Revista digital, abril 2005-.

§  GROSENICK, UTA ( Ed.) Women Artists. Mujeres artistas de los siglos XX y XXI. Taschen. Koln.2001.


No hay comentarios:

Publicar un comentario